Aperitivos deliciosos y crujientes, ¿cómo los preparo?

Aperitivos deliciosos y crujientes, ¿cómo los preparo?

Los aperitivos son una excelente carta de presentación a la hora de organizar cualquier cena o comida. Sirven para ir abriendo boca para los platos principales y para que los comensales se entretengan con algo de comer mientras conversan y se relacionan entre ellos.

 

A la hora de escoger la carta de aperitivos, lo habitual es optar por bocados ligeros, fáciles de preparar y de textura crujiente. Croquetas, langostinos en tempura o rebozados, piruletas o saquitos son algunas de los suculentos bocados que puedes encontrar en nuestro catálogo 2016-2017. En el post de hoy te enseñamos cómo sacarles el máximo provecho para vestir de aroma, sabor y textura cualquier celebración o evento especial. ¿Pasas hasta la cocina?

Cómo freír para conseguir que los aperitivos queden crujientes

El control de la temperatura del aceite es esencial para conseguir una textura crujiente, un color dorado y eliminar las roturas durante el proceso de freír, ya que los cambios bruscos pueden provocar grietas en el rebozado, deteriorando la textura del producto y la imagen del mismo. Lo ideal es calentar el aceite de la freidora o sartén a unos 175–180 °C. Una temperatura superior a 180º repercutirá negativamente en el sabor de los alimentos.

 

Asimismo, la cantidad de aceite deberá ser la suficiente para que el producto se sumerja totalmente durante el proceso. Es importante freír pocas unidades por tanda para no modificar bruscamente la temperatura del aceite y que no se peguen entre sí.

 

Una vez el alimento esté frito, nunca se debe tapar para evitar que quede blando y si queremos aprovechar el aceite usado lo debemos colar primero.

Aperitivos Koama: croquetas de langostinos

Aperitivos Koama: croquetas de langostinos

¿Es necesario descongelar previamente los aperitivos antes de freírlos?

Si el producto no tiene demasiado grosor, no es necesario descongelarlo antes de freír. Para cocinar los aperitivos Koama, basta sacarlos unos minutos antes del congelador con el fin de separar las piezas si se han quedado pegadas al congelarse. En el caso de productos como las piruletas, las croquetas o los langostinos crujientes Koama es importante freírlas directamente desde congelado, ya que así evitamos que se caiga el rebozado al manipularlos. Otros productos, como las brochetas de pechuga de pollo y las meatballs son casos especiales que recomendamos descongelar entre 15 y  30 minutos antes de freír, con el fin de evitar que se quede frío el interior.

Cómo freír aperitivos para numerosos comensales

Si tienes un catering o un grupo numeroso de comensales y tienes que freír una gran cantidad de producto, te recomendamos que sigas los siguientes pasos.

  1. Freír el producto según las indicaciones mencionadas anteriormente.
  2. Colocar en una bandeja con papel absorbente los aperitivos recién sacados de la freidora y continuar friendo hasta conseguir la cantidad necesaria.
  3. Precalentar el horno a 180 °C.
  4. Justo antes de servir, colocamos todos los aperitivos en bandejas de horno para darles un golpe de calor durante 2–4 minutos a 180 °C. De esta manera calentamos el producto y reforzamos el rebozado. Algunas referencias, como los langostinos, no deben permanecer más de 1 o 2 minutos para evitar que se resequen.

Ahora que ya conoces todos los secretos de una buena fritura te animamos a que pruebes a introducir algunos de nuestros aperitivos en tu menú de restaurante. ¡Verás como nadie podrá resistirse!

¿Te ha gustado esta entrada? Compártela en las redes sociales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies