¿Bar de tapas o Gastrobar? Pros y contras de cada uno

Tapa de buñuelos de bacalao

La cultura gastronómica del tapeo es una de nuestras señas de identidad. Y es que, España es el país con más bares por habitantes de la Unión Europea y los españoles somos los europeos que más comemos fuera de casa. Teniendo en cuenta esto, no es de extrañar que montar un bar de tapas se haya convertido en una opción empresarial muy interesante para muchos emprendedores. Pero, ¿por cuál modelo de negocio optar? ¿Bar de tapas tradicional o gastrobar? En esta entrada del blog, analizamos los pros y contras de cada uno de ellos. ¡Pasa hasta la cocina!

Montar un bar de tapas tradicional significa entrar en un mercado ya consolidado y enfrentarse a mucha competencia. No obstante, ofrecer sabores tradicionales que evoquen la comida casera es sinónimo de calidad y muy apreciado por mucha gente.

 

¿Cómo puedo diferenciarme?

Lo primero que deberás hacer es estudiar tu público objetivo. Investiga la zona donde está situado tu local: las empresas y perfil de trabajadores, el ambiente y por supuesto, estudia a tu competencia.

 

Una vez hecho esto, diseña una oferta de productos atractiva y acorde a las necesidades de tus potenciales clientes. Aunque en este caso hayas optado por el formato de tapa tradicional, deberás trabajar muy bien este diseño, puesto que de ello dependerá la imagen que transmita tu establecimiento.

 

Llegados a este punto, es importante tener en cuenta varios factores, como la aceptación por parte de la clientela, la facilidad de preparación de los platos, la rentabilidad y la temporalidad de los productos.

 

Además, las tapas han pasado de ser un aperitivo a convertirse, muchas veces, en sustitutas de una comida o una cena. Por este motivo, es importante tener un surtido de tapas variado y suficiente para atender a una gran demanda.

Nuevas tendencias

Por otro lado, las últimas tendencias apuntan hacia la renovación del concepto del “tapeo”, en el que la alta cocina está presente. Los gastrobares son la reinvención del bar de tapas de toda la vida y en ellos se fusionan tradición y vanguardia a partes iguales. La existencia de nichos de mercado no cubiertos es una de las razones por las cuales optar por este modelo de negocio. Para ello, deberás investigar mucho en identificar los nuevos hábitos de los consumidores. Los “foodies” van más allá del consumo de productos con apellido gourmet y exigen cada vez más nuevos conceptos gastronómicos diferentes, divertidos, pero también asequibles a todo tipo de bolsillos.

 

El reto está en ascender de categoría la tapa tradicional, darle una vuelta de tuerca, pero sin que por ello los costes se disparen o la elaboración de los platos requiera demasiado tiempo y esfuerzo. En este sentido, los alimentos “quinta gama”  son una elección ganadora. Se trata de productos de cocina de alta gama, ya elaborados previamente y listos para consumir. Para ello, se utiliza la técnica “Sous vide”, que cocina los alimentos al vacío y a temperaturas muy suaves, conservando todo su sabor, textura y propiedades nutritivas.

Ventajas de los productos “quinta gama”

  • Fácil preparación. En sólo 5 minutos tendrás montada una tapa de diseño y calidad superiores. La rapidez del servicio y la calidad de los productos te permitirán diferenciarte de la competencia.
  • Estandarización de los platos. Garantizas al cliente la misma calidad en todos los productos.
  • Gran diversidad de tapas si necesidad de una gran inversión.
  • Reducción de las mermas de productos perecederos.
  • Se evitan riesgos sanitarios. Los productos de la “quinta gama” están pasteurizados y envasados, bajo estrictos controles de calidad.

¿Te ha gustado esta entrada? Compártela en las redes sociales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies