Cómo maximizar las ventas de tu restaurante (II): El brunch

Cómo incrementar las ventas de tu restaurante: el brunch

Hace unos días os contábamos las ventajas del ‘Take Away’ para incrementar las ventas del restaurante. Y es que el factor diferencial es determinante en la rentabilidad de cualquier negocio de restauración. En esta entrada, os traemos otra alternativa para conseguir esta ventaja competitiva y que además, es una de las tendencias gastronómicas este año. Hablamos del ‘brunch’. ¿Quieres saber qué es y cómo puedes ofrecerlo en tu restaurante? ¡Pasa hasta la cocina!

¿Qué es brunch?

Originariamente el término ‘brunch’ es una fusión de los términos (“breakfast”=desayuno en ingles y “lunch”=almuerzo). Existen varias teorías sobre su origen.

 

Según la página Brunchear.com, la primera teoría es que fueron los ingleses los que introdujeron este concepto en los Estados Unidos. En el siglo XIX era habitual que los sirvientes de la alta sociedad británica celebrasen una comida los domingos, cuando tenían libre. En ella se mezclaban productos de desayuno con otros típicos del amurerzo. La revista satírica Punch, acuñó por primera vez este término para describir esta costumbre británica de la época.

 

Por otro lado, otras fuentes señalan que su origen es puramente americano, para referirse al tentempié de media mañana de los granjeros en zonas rurales o a la costumbre de tomar algo después de la misa de media mañana de la alta sociedad neoyorkina.

 

Sea como sea, en la actualidad, el brunch ha traspasado todas las fronteras y es tendencia en numerosos países. Además, esta costumbre no se limita al fin de semana como en sus orígenes, sino que se está extendiendo principalmente en el mundo de los negocios, como una forma de recuperar fuerzas después de agotadoras reuniones de trabajo.

¿Qué tipo de comida podemos ofrecer?

En el bruch, salado y dulce son protagonistas a partes iguales. Huevos revueltos o benedictinos, salchichas, bacon o embutido se combinan con una amplia oferta de pastelería como bizcochos, tartas, bollería… En cuanto a la bebida, los cafés y zumos admiten las más diversas variedades y se introducen batidos o smothies de frutas y hasta cócteles como el Bloody Mary o la Mimosa. Incluso puede haber platos más consistentes como ensaladas o pizzas.

 

En muchos locales, el brunch se presenta como un “buffet”, donde los comensales van sirviéndose por libre, aunque también se puede presentar en modalidad carta o mezclar ambas. De todas formas, lo más habitual es que los productos estén expuestos a la vista del comensal.

 

Además de cuidar el aspecto gastronómico, es muy importante disponer de una decoración agradable y un ambiente en el que el cliente se sienta cómodo, como si estuviera en su propia casa.

¿Qué ventajas ofrece el brunch a mi negocio?

  • Cubrir un horario más amplio. La hora del brunch va desde las diez de la mañana hasta las cinco de la tarde por lo que puedes atraer clientes en horarios en los que, normalmente, desciende el consumo.
  • Variedad de clientes. El público es muy variado. Desde parejas jóvenes o grupos de amigos que quieren disfrutar de una experiencia hasta comidas familiares. Además, de los clientes procedentes del mundo empresarial (afterwork), que os comentábamos en un párrafo anterior, o incluso turistas.
  • Fidelización. Para personalizar aún más la oferta y diferenciarte de la competencia puedes realizar algún tipo de campaña promocional con descuentos, regalos u otro tipo de incentivos.

 

Y tú, ¿has incluido este servicio en la oferta de tu negocio? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios y compártela con el resto de nuestros lectores.

¿Te ha gustado esta entrada? Compártela en las redes sociales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies