Cómo montar tu propio catering o ‘self-service’

Como sabes, los servicios de catering o self-service están cada vez más de moda. ¿Aún no te has atrevido a montar tu propio negocio de catering? Pues, no sabes todos los beneficios que te estás perdiendo. ¿No sabes ni por dónde empezar para montar tu propio negocio? Te desvelamos todos los secretos que necesitas saber sobre uno de los modelos de negocio más en auge en el campo de la hostelería. El catering ha llegado para quedarse. ¿Pasas hasta la cocina?

cómo montar tu propio catering

El primer paso para montar tu propio catering: marcarte un objetivo

Como en todos los negocios, antes de lanzarte a la piscina debes tener muy claros los objetivos de tu negocio de catering. Para marcarlos tan solo tienes que responder a estas tres simples preguntas:

  • 1. ¿A quién se lo voy a ofrecer? Tu modelo de trabajo será diferente si enfocas tus servicios a particulares, empresas o colectividades. No es lo mismo un servicio de catering para la boda de un particular que el de una cena de directivos de una empresa o el de una residencia de ancianos.
  • 2. ¿Qué voy a ofrecer? Aquí tendrás que decidir qué tipo de comida vas a ofrecer, pues una comida de diseño no tiene nada que ver con una tradicional o exótica, así como tampoco es lo mismo cocinar en tu establecimiento o directamente en el lugar en el que se celebre el evento.
  • 3. ¿Qué me diferencia de la competencia? Por supuesto, para poder triunfar debes marcar la diferencia en el sector y para poder hacerlo primero debes estudiar detenidamente tu competencia. Presta atención a la decoración de tu local, a tus propias campañas publicitarias, a la calidad de los productos y servicios que ofreces, a la excelencia de tu atención al cliente… ¡Todo cuenta!

Montar tu propio catering siempre dentro de la ley: necesidades legales

Si quieres evitar posibles problemas a corto o largo plazo, mantén siempre tu negocio de catering dentro de la legalidad. Dependiendo del tipo de negocio que elijas y de las características del mismo necesitarás cubrir una u otra serie de necesidades legales. He aquí algunos imprescindibles:

  • Certificado de Manipulador de Alimentos: este lo necesitarás siempre sin importar las características de tu catering.
  • Autorización sanitaria: te hará falta en caso de que vayas a preparar la comida en tus instalaciones o en caso de que vayas a transportarla.
  • Cumplir los requisitos de la Consejería de Sanidad de tu Comunidad Autónoma: consúltalos antes de iniciar tu negocio. ¡Evita sorpresas!

Y por supuesto, nunca pases por alto las normas básicas de higiene tanto en tus cocinas como en tu personal. Si tienes dudas sobre este tema, siempre puedes acudir a la serie de post que te hemos recopilado aquí.

El trabajo en equipo: el personal

Por supuesto, siempre cuentas con la opción de contratar personal por horas y por servicio, sobre todo si estás empezando, pero si quieres hacerlo realmente bien, toma nota del equipo ideal:

  • Un titulado en Nutrición y Dietética
  • Un titulado en Tecnología de los Alimentos o Biología
  • Cocineros
  • Ayudantes
  • Encargados
  • Personal de limpieza
  • Un departamento de compras y proveedores
  • Un departamento de recursos humanos
  • Un departamento comercial
  • Un departamento de control de calidad
  • Un departamento de explotación

Con todos ellos a tu lado, no habrá cliente que se resista a tus encantos.

¿Ya has lanzado tu propia empresa de catering? Nos encantaría conocer mejor tu experiencia, ¿nos la cuentas?

¿Te ha gustado esta entrada? Compártela en las redes sociales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies