Tienta al paladar con una presentación irresistible. Guía de montaje de platos

Tu plato puede tener una textura inmejorable y sus ingredientes la más alta calidad, pero si la presentación falla, el cliente puede no apreciar todos los matices de tu creación culinaria. Hoy, en Con tu Cocina, continuamos con la serie de post orientados la mejora de la imagen de los restaurantes que comenzamos con la elección del uniforme de nuestros camareros. ¿Estáis listos para que la calidad de vuestros emplatados os preceda? Pues pasad hasta la cocina 😉

Terrina de lechazo

Terrina de lechazo (ver receta)

Una de las primeras decisiones que debemos tomar es la vajilla sobre la que vamos a presentar nuestra receta. La tendencia clásica dice que la pieza de vajilla seleccionada nunca debería distraer la vista del comensal de lo verdaderamente importante: los ingredientes. Si nuestro invitado se detiene más a observar el diseño de la bandeja que nuestra obra, habremos perdido su interés y será más difícil recuperarlo, al menos desde el punto de vista estético. Por eso, en general, nuestro chef Héctor López suele optar por piezas neutras como la pizarra o el blanco.

Receta: Rosbeef de ternera con migas de pan especiado y vinagreta de tomate seco

Rosbeef de ternera con migas de pan especiado y vinagreta de tomate seco (ver receta)

Receta Pies de cerdo con fideos de calabacín y langostino

Pies de cerdo con fideos de calabacín y langostino (ver receta)

 

En esta fase es muy importante tener en cuenta también dónde se va a servir, y el público para quien lo preparamos. No es lo mismo un brunch de ejecutivos que una cena para jubilados del rural. Ambos tipos de cliente tienen unas expectativas muy distintas de lo que es un menú y cómo debe servirse.

 

Composición

Cada maestrillo tiene su librillo, y cada chef su composición ideal a la hora de presentar su obra maestra. Pero sí es cierto que existen varias corrientes que sacan partido a cómo los humanos “leemos” las imágenes y aprovechan este factor cultural para explotar al máximo el atractivo de sus recetas. Entre las composiciones más explotadas, pero con buen resultado, están las que toman como base las líneas simétricas, la creación de ritmo entre los ingredientes, las escalas (alimentos de diferentes tamaños) o los trazados oblicuos. Sea cual sea la elección, el objetivo es siempre el mismo, atraer al comensal y que la experiencia gastronómica comience en los ojos y continúe con el gusto y el olfato. Para ello debemos tener en cuenta 5 pilares básicos: equilibrio, unidad, punto focal, flujo, y altura. Estos criterios, también denominados por las siglas E.U.P.F.A. se combinan con las texturas, aromas y colores de los platos dando lugar a creaciones de autor irrepetibles.

Ensalada de pulpo

Ensalada de pulpo (ver receta)

Toméis la decisión que toméis, recomendamos tener cuidado con las extravangancias que no aporten comodidad al usuario o podéis caer en las garras del movimiento We Want Plates. En él los usuarios se quejan publicamente de emplatados tan transgresores que resulta imposible disfrutar del menú. Os lo contamos en detalle en este post.
 
Y vosotros, ¿tenéis algún truco sobre emplatados para no fallar nunca? Nos encantaría que lo compartierais con nosotros en un comentario 😉

¿Te ha gustado esta entrada? Compártela en las redes sociales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies