Tips para conseguir buenas fotografías de alimentos

Fotografía de comida

En la actualidad, es raro pasar un día sin ver alguna fotografía de un suculento plato de comida, postres deliciosos, batidos imposibles u otros manjares. La fotografía de alimentos ha dado un paso más allá de las imágenes destinada a formar parte de recetarios o cartas de restaurantes. ¿Quieres que tus platos brillen con luz propia y seducir a tus consumidores? ¡Pasa hasta la cocina!

 

Hace unos años, te hablábamos en el blog de la importancia de la fotografía en la difusión de tus recetas, sobre todo con la aparición de internet. Las redes sociales y la relevancia que ha adquirido la gastronomía en este ámbito, ligados a la aparición de conceptos como “foodporn” ha incrementado la importancia y éxito de estas imágenes, por lo que también se incrementa la dificultad de destacar y la necesidad de publicar buenas imágenes.

 

Actualmente, la comida se ha objetivizado y como todo lo demás, entra por los ojos. Para los restaurantes y los locales que presentan ofertas gastronómicas se ha vuelto imprescindible la obtención de fotografías de calidad que presenten platos de aspecto apetitoso, que inciten a comer y difundan la imagen del local en las diferentes redes sociales. El fenómeno fotográfico de comida en redes sociales como Instagram ha sido tal que hay páginas exclusivas a la búsqueda de “foodporn” y locales reconocidos simplemente por las fotografías que la gente ha subido a las redes sociales de sus fotogénicos productos

¿Quieres mejorar las fotografías de los alimentos que sirves en tu local? ¡Tranquilo, te ayudamos!

Material necesario

Como te contamos en la entrada anterior, hoy en día la telefonía móvil ha avanzado de tal manera que con uno de estos dispositivos puedes realizar una foto más que aceptable (y posteriormente editarla) sin usar para ello material específico.

En caso de que a pesar de su utilidad hayas decidido dejar tu móvil para otras ocasiones y utilizar material más profesional para realizar tus fotografías, este es el equipo básico recomendado para la realización de fotografías de alimentos con comodidad:

  1. Cámara: Si optas por elegir una cámara réflex, debes prestar incluso una mayor atención al objetivo que al cuerpo de la cámara. En el mercado hay modelos de cámara con precios más elevados, como la Canon 7D o similares, o alternativas más asequibles como la Canon 700D, la Nikon D3300 o similares. Si no te dedicas profesionalmente a la fotografía, no es necesario que inviertas en un gran modelo, el resultado de la fotografía puede ser igualmente bueno con una cámara más simple.
  2. Objetivos: Para fotografía de alimentos, por tratarse de primeros planos y fotografías que se toman de cerca con mucha luz, se recomienda usar un objetivo de 50mm. Nuevamente, tenemos dos opciones en relación al precio en que varía la apertura de la lente, que nos permitirán un mayor o menor paso de la luz.
  3. Iluminación: La iluminación es el aspecto más importante de una fotografía. La luz puede marcar la diferencia entre una buena fotografía y una mala. Se aconseja realizar las fotografías de alimentos siempre con luz natural con el fin de conseguir mejores resultados pero, si lo deseas, puedes incorporar a tu equipo un par de focos con luz fría que evitarán problemas de variaciones de tono y te salvarán en caso de apuro. De ser posible, acompaña estos focos por un difusor para que la luz no sea tan dura encima del elemento a fotografiar.
  4. Accesorios: Los accesorios como difusores, trípodes, disparadores… aunque no son necesarios, pueden ayudarte a conseguir mejores imágenes pues facilitan el trabajo del fotógrafo en gran medida. Estos son los más usuales:
    1. Trípode: Sobre todo si eres nuevo en esto de la fotografía, el trípode te permite conseguir una mayor estabilidad de imagen e ir variando los encuadres hasta dar con el apropiado.
    2. Disparador: Ayuda si los planos están complicados o si necesitas agarrar algún determinado elemento, regular la luz… de todos los accesorios, este es el menos necesario.
    3. Reflector: Si vas a utilizar luz artificial o jugar con la natural, un reflector te ayudará a enfocarla hacia donde tú prefieras. Este reflector puede ser simplemente un trozo de cartulina blanca.

 

Consejos para conseguir mejores fotografías de alimentos

 

En el primer post sobre este tema, incorporamos una serie de consejos básicos para obtener fotografías claras y bonitas de los alimentos. Vamos a profundizar en esta técnica con el objetivo de aportar unos tips válidos para la realización de mejores fotografías en el futuro.

 

1.Comienza fotografiando platos apetitosos.

Empieza por lo fácil. Si coges experiencia probando diferentes planos jugando con productos más fotogénicos, luego lo tendrás más fácil para visualizar planos y encuadre con los demás alimentos.

 

2. ¡Cuidado con el fondo!

Aunque crear bodegones elaborados no debe ser tu mayor preocupación a la hora de tomar fotografías de alimentos, es importante que cuides el fondo pues aporta contexto a la fotografía. Puedes tener algunos fondos preparados de antemano que sepas que funcionan bien para ir más rápido e ir probando nuevos encuadres y posiciones del producto. La madera en mesas o muebles es una buena solución en cuanto a fondos, siempre queda bien.

 

3.Utiliza papel para evitar líquidos indeseados en tu foto.

Hay algunos platos como las hamburguesas, sándwiches que quedan mejor sobre un trozo de papel, pues le aporta el toque rústico y evita que brillen en el plato los jugos del bocadillo.

 

4. La iluminación, trasera y lateral

Buscamos transmitir los alimentos como piezas jugosas y apetitosas por lo que la luz trasera, que aumenta los volúmenes y formas, es la más adecuada para este cometido, ya que la luz frontal aplanará nuestros alimentos y les restará volumen.

 

5. ¡Ojo con el punto de vista!

El punto de vista en estas fotografías varía de la fotografía habitual, ya que buscamos potenciar los volúmenes y las formas, por lo que el encuadre cenital, aunque es el más utilizado, no es el más aconsejado. Lo mejor es que saque la fotografía a la misma altura que la comida, representarás más cercanía y realismo.

 

6. Varía en la composición y el encuadre

El secreto de toda fotografía es probar y buscar diferentes formas de ver la misma realidad. Al principio puedes seguir la regla de los tres tercios para encuadrar los elementos en un plano. Si fotografías con una réflex, te dará la opción de encuadrar según esta regla directamente desde la cámara.

 

7. Utiliza pequeños trucos para mantener más tiempo la comida

Los alimentos pueden estropearse rápidamente por lo que hay algunos pequeños trucos para mantener más tiempo la comida que puedes utilizar mientras sacas tus fotografías. Por ejemplo, si fotografías bebidas puedes utilizar glicerina para dar el efecto frío a las botellas o si quieres fotografiar un helado, sustituirlo por puré de patata con color para que no se derrita.

 

8. Postproducción

En fotografía de alimentos lo importante es la foto original, no hay mucho trabajo en postproducción más allá de darle unos toques de luz, contraste… El programa más utilizado para esta función, sobre todo si las fotografías están en formato RAW (que deberían) es Lightroom, aunque para retoques más exhaustivos podemos utilizar Photoshop o un programa de edición fotográfico del estilo.

 

Y ahora… ¡todo listo para comenzar a sacar tus propias fotografías! ¿Se te ocurre algún otro consejo? ¡Cuéntanos en comentarios!

 

¿Te ha gustado esta entrada? Compártela en las redes sociales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies