El uniforme de camarero, clave en la imagen de nuestro restaurante

Hoy os vamos a hablar de un tema que a veces se considera menos importante que el contenido de nuestros platos pero que no lo es. Para llevar nuestro restaurante a lo más alto no basta con servir ingredientes de primera en forma de recetas únicas.  Uno de los elementos clave en la percepción que los clientes tienen de nuestro negocio es la forma en que son atendidos y la imagen de la persona que lo hace.

 

Por este motivo, aquí os dejamos un par de consejos sobre cómo escoger el uniforme de vuestros camareros en función de las necesidades de vuestro local. Los requisitos de cada restaurante varían según el tipo de comida que sirve o los clientes a los que quiere llegar, pero siempre hay un nexo común: la pulcritud y el esmero. Ahora os detallamos algunas ideas que deben tenerse en cuenta a la hora de escoger cómo identificar a nuestro personal.

Foto: Javier Pais

DISTINGUIBLE Y CÓMODO.

 

Es muy importante que los clientes sepan reconocer rápidamente a la persona que les va a atender, no debe haber ninguna duda. Una vez seleccionado el estilo (más o menos sobrio dependiendo del tipo de local), llega el momento de escoger la tela y el formato de las prendas. Estas siempre deben ser lo más cómodas posibles, de este modo permiten una mayor movilidad y el camarero o camarera puede centrarse en lo que de verdad importa: la atención al cliente. En este sentido, es útil consultar al personal que trabaja en tu negocio ya que conociendo su opinión puedes vestirlos de forma que se sientan cómodos y seguros de sí mismos. Respecto a los colores, si no optamos por el que define a la empresa, los tonos oscuros muestran menos la suciedad que los claros. En el caso de contar con un solo uniforme para hombres y mujeres, los colores neutros son los que más favorecen a ambos.

 

¡FUERA MANCHAS!

 

Es imprescindible que los uniformes de nuestros trabajadores estén preparados para el estrés que supone trabajar en un restaurante. Por ello, deben primar tejidos que sean resistentes, fáciles de lavar y en los que la suciedad se adhiera lo menos posible. Un buen camarero estará siempre impecable, sin importar cuantas mesas haya servido ese día. Por esta razón, es muy importante la calidad del material con que están hechos. Resultar vistoso no está reñido con la calidad de la prenda. Es importante recordar, además, que el personal de cocina también necesita ropa adecuada a sus necesidades específicas, como son batas, gorros o delantales.

 

MARCA EL CARÁCTER DE TU NEGOCIO.

El uniforme es también una forma de estandarizar la imagen que quieres dar y de diferenciarte de los demás. Un camarero desaliñado nunca causará una buena impresión. En función del tipo de restaurante que regentes puedes primar un estilo u otro. En el caso de un restaurante de lujo es más habitual ver a los camareros con trajes más clásicos que recuerdan al de un mayordomo. Por su parte, un establecimiento que se dirige a un público más familiar suele tener camareros más informales, pero que nunca llegan a confundirse con el cliente. A pesar de esto, es clave que tú mismo encuentres el equilibrio donde tus trabajadores se sienten más cómodos, los clientes los reconocen perfectamente y se define la personalidad de tu marca claramente, ya sea por el color de las prendas o porque incluyes el logotipo de tu negocio en ellas.

En vuestro caso, ¿qué importancia le dais al uniforme, es algo secundario o parte clave de vuestros negocios?

¿Te ha gustado esta entrada? Compártela en las redes sociales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies